DENUNCIAN QUE SECAR LOS HUMEDALES PONE EN RIESGO EL AGUA DULCE

 

Con el aumento demográfico del planeta, y las necesidades de alimentar a su población, la solución no es desmontar el Amazonas o secar los humedales para aumentar las superficies cultivables para monocultivos de soja. “Es imprescindible que ajustemos los sistemas productivos de manera que no sigamos deteriorándolos. Debemos cuidar el recurso agua, antes que sea demasiado tarde”, afirmó a AIM el ex presidente de la Sociedad Rural Islas del Ibicuy Armando Cadoppi. Los ministerios de Medio Ambiente y de Agroindustria de la Nación, ausentes durante los casi cuatro años de la gestión Macri.

Con el aumento demográfico del planeta, y las necesidades de alimentar a su población, la solución no es desmontar el Amazonas o secar los humedales para aumentar las superficies cultivables para monocultivos de soja. “Es imprescindible que ajustemos los sistemas productivos de manera que no sigamos deteriorándolos. Debemos cuidar el recurso agua, antes que sea demasiado tarde”, afirmó a AIM el ex presidente de la Sociedad Rural Islas del Ibicuy Armando Cadoppi. Los ministerios de Medio Ambiente y de Agroindustria de la Nación, ausentes durante los casi cuatro años de la gestión Macri.

La degradación del ambiente

Un claro ejemplo de degradación del medio ambiente es el Delta del Paraná. Actualmente, grandes extensiones del Delta están tan deterioradas que se ha reducido drásticamente su capacidad de atenuación de inundaciones y de purificación de agua, servicios imprescindibles para las grandes urbes como Buenos Aires, Gualeguaychú, Concordia, Rosario. Pero además, el humedal del Delta se ha tornado menos productivo porque cada vez es mayor la superficie que permanece inundada permanentemente, por más bajante de los ríos que haya.

Cadoppi sufre una vez más esta situación. Y no será la primera ni la última vez que la denuncia, porque lo viene haciendo desde hace años, sin obtener respuesta de quien debe brindarla: el Estado. “La permanente inundación que estamos sufriendo es consecuencia de los más de 5.000 kilómetros de diques y caminos realizados improvisadamente y con la absurda intención de transformar el Delta en barrios náuticos o campos para soja. Tanto el Estado Nacional como el Provincial han estado ausentes en los últimos 20 años y las consecuencias son vastas superficies inundadas permanentemente y miles de isleños expulsados a los cordones de las grandes ciudades”.

Un Consejo que no funciona

En el Delta hay cientos de obras ilegales y de arroyos cortados, pero el Corufa, inexplicablemente, no asume su rol y deja a los habitantes y productores del Delta desamparados y en permanente conflicto. Además, los ministerios de Medio Ambiente y de Agroindustria de la Nación, en los casi cuatro años de la gestión de Mauricio Macri, han recibido reclamos y denuncias, pero tampoco han intervenido. “Su falta de intervención evidencia la profunda ignorancia y la falta de consideración por el planeta que vivirán las próxima generaciones. Evidentemente, priorizan intereses económicos y no les interesa ver como se está destruyendo el planeta”, fustigó Cadoppi.

Pese a la crítica situación que atraviesa el humedal, la situación debiera comenzar a revertirse cuando asuman las nuevas autoridades, el 10 de diciembre. A los esfuerzos del senador departamental de Islas del Ibicuy y de la dirección de Hidráulica de la provincia, “esperamos se sume la gestión del nuevo intendente electo en Ibicuy, Gustavo Roldan. Cuando eso ocurra, esperamos que el gobernador Gustavo Bordet pueda desarrollar políticas sociales y productivas que reviertan la realidad de hoy”, se esperanzó el productor.

Con la expectativa puesta en la asunción de nuevas autoridades nacionales y provinciales, se suma el importante trabajo que Fundación Humedales desarrolla con el programa Corredor Azul con la participación de entidades académicas como Conicet, Unsam e Inta. “Este programa es de gran importancia y da esperanza a que se pueda empezar a revertir la situación”, agregó el productor isleño. Cadoppi destacó también que “las organizaciones ambientalistas y académicas están en continuo diálogo y trabajo con los productores, debido a que es la única manera de solucionar los conflictos existentes”.

En defensa de los humedales

Nadie se detuvo a evaluar el impacto acumulativo de los barrios privados, emprendimientos que dañan los humedales de manera irremediable. Tampoco se sabe a qué conducirá la presión sobre los ambientes naturales derivada del dramático aumento de la pobreza en el país. La realidad es que los humedales son sitios de gran biodiversidad, zonas de inundación permanente o temporaria, que actúan como «esponja» y regulan el caudal de agua. Absorben y atenúan inundaciones. Ejemplos de humedales son los Esteros del Iberá (Corrientes), Delta del Paraná (Santa Fe, Entre Ríos, Buenos Aires) y Laguna de los Pozuelos (Jujuy), entre otros.

En Entre Ríos

Recientemente, la Corte Suprema de Justicia emitió una sentencia considerada «histórica» por las organizaciones socioambientales, ya que ordenó frenar la construcción de un barrio privado en Entre Ríos y proteger los reservorios de agua dulce.

Se trata del barrio náutico Amarras de Gualeguaychú, que no es el único en la zona del delta del Paraná, ya que en el ingreso de Villa Paranacito se emplazará también Altos de Sagastume, otro emprendimiento privado que ha sido denunciado por los ambientalistas. El tiempo dirá si la justicia se pronunciará también como en el caso Amarras, a favor de la protección de los humedales.

Ibicuy por la preservación del ambiente

El intendente electo Gustavo Roldan, el vice, Luciano Tramontin y el concejal Sebastián Maldonado, comenzaron a darle forma a su programa para el municipio y el departamento. El tema central para las autoridades que asumirán el 10 de diciembre pasa por la problemática del agua y las inundaciones que han afectado grandemente al ejido del municipio y a todo el Delta entrerriano.

En el Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental de la Unsam, los dirigentes se reunieron con los especialistas Patricia Kandus (Universidad de San Martín) y Ruben Quintana (Conicet y Fundación Humedales), para obtener el aval científico que les permita avanzar en soluciones al problema. Participó también de la reunión el ingeniero Carlos Cadoppi quien fuera el nexo entre los científicos y los ganadores de la elección municipal.

La presentación fue clara: “Queremos transformar el problema de las inundaciones en nuestro delta en la inmensa potencialidad productiva, económica, social y ambiental que todo este humedal tiene, para la provincia y el país. Asumimos la responsabilidad de garantizar agua dulce segura para más de 18 millones de personas que se abastecen de la misma”.

Kandus y Quintana hicieron una semblanza técnica científica de la problemática de la región y plantearon alternativas para superarlas. Se habló de producciones sustentables y de no avanzar más en proyectos que no garanticen esa sustentabilidad.

De la Redacción de AIM.

           

Ficha técnica

 
Fecha de publicación: 21 de octubre
Despacho: Segundo envío.

Hipervínculo: http://www.aimdigital.com.ar/denuncian-que-secar-los-humedales-pone-en-riesgo-el-agua-dulce/

 
 
La reproducción parcial o total de esta información es libre y gratuita. AIM no se responsabiliza por la alteración de las producciones o discursos por parte de terceros.
[Registro DNDA N° 5250739] [ISSN N° 2451-8115]